lunes, 7 de octubre de 2013

Capítulo2

Con el cuarto hecho un desastre, Claudia sale de su casa bien arreglada. Ella y su amiga Silvia han quedado para ir a la discoteca; ya recogerá mañana. Mientras espera en el portal de su amiga, se mira en el espejo. El vestido azul marino súper ajustado que se ha puesto le queda de cine. Y con el maquillaje parece que tiene dieciocho años. Estoy buenísima – se dice Claudia – esta noche me van a salir tíos por todas partes.
Y, aunque Claudia sea muy egocéntrica y no tenga problemas de ego, es verdad. Es probablemente la chica más buena del instituto. Tiene un cuerpo excepcional, es rubia y con ojos azules… tiene a los chicos a sus pies. Aunque ahora tiene novio, llevan casi un mes y es su relación más larga… Nada le impide tontear un poco ¿no?
Silvia no tarda en bajar. Está bastante guapa pero no va ni la mitad de provocativa que ella. Se ha puesto unos pitillos negros, con tachuelas; una camiseta palabra de honor roja y unos taconazos del mismo color. Su pelo castaño cae liso y brillante sobre sus hombros y sus ojos marrones brillan como nunca. Silvia, a pesar de no tener un físico despampanante ni un pelo rubio; es bastante guapa. Sus ojos siempre han tenido un brillo muy bonito, son muy profundos y expresivos.
-          ¡Qué sexy! – exclama Silvia en cuanto ve a su amiga. – Tienes novio, ¿recuerdas?
-          Claro que sí, y lo quiero mucho, pero no voy a ir en chándal por eso. Además este cuerpazo hay que lucirlo mientras se pueda – añade poniendo una mano en la cadera.
Las dos amigas salen riendo a la calle, donde unos chicos que pasan en coche les dicen unas groserías dirigidas, seguramente, a Claudia, que los saluda y les lanza un beso.
-          ¿Y Carla?
-          ¿No te has enterado? Ha venido Víctor desde Sevilla para pasar con ella esta semana.
-          Que monada… Yo no podría estar sin mi Sergio tanto tiempo – dice Claudia.
Silvia dudaba de las palabras de su amiga. No cree que esté enamorada de Sergio, si no, no iría tonteando por ahí con cualquiera.
Llegan a la discoteca, hay una cola tremenda. Están esperando media hora y, cuando por fin les toca entrar el guardia les dice que está llena y tendrán que esperar a que salga alguien.
-          ¿Qué? No me lo puedo creer – grita Claudia.
-          ¿Por qué no nos vamos a otra?
-          Ni hablar, esta es la mejor de todas. Hay que entrar como sea.
-          Déjalas pasar Ángel, están conmigo.
-          Por supuesto.
El guardia se aparta y nos deja entrar. Al otro lado hay un chico alto, rubio, con unos ojos azules intensos… pero lo mejor es su sonrisa, parece sacada de un anuncio.
-          Me llamo Alexis, mi padre es el dueño de la discoteca.
-          Yo soy Claudia – dice dándole dos besos – y esta es mi amiga Silvia.
-          Encantado.
Silvia lo saluda tímidamente. En ocasiones como esta le gustaría ser como su amiga, lanzada y decidida y no tan tímida que no pueda ni entablar conversación con alguien con quien no tenga confianza.
Los tres pasan al interior de la discoteca. Alexis les presenta a su grupo de amigos y todos se van a la barra a pedir algo.
-          ¿No está buenísimo? – le dice Claudia a Silvia
-          Claudia.
-          ¿Qué?
-          Ni se te ocurra. Tienes novio.
-          No me iba a enrollar con él ¿vale? Bueno, si él quiere no se lo voy a negar.
Silvia iba a añadir algo más pero en ese momento llega Alexis.
-          ¿Os lo estáis pasando bien?
-          Claro, una discoteca genial.
-          Me alegro.
-          Oye, vamos a bailar – le dice Claudia cogiéndole de la mano y llevándole a la pista de baile.
Silvia se queda sentada observando a su amiga y al guapísimo de Alexis. Parece un dios. Nunca había visto a nadie que la cautivara tanto. Al moverse se aprecian unos brazos musculosos… Claudia ha sacado las garras y ahora está bailando de forma muy sensual con él, demasiado sensual. Por un lado le molesta que haga eso porque tiene novio pero, por otro le molesta porque quisiera ser ella la que estuviera bailando con Alexis.
Silvia se pide otra copa. Un chico se sienta a su lado y le echa una sonrisa pícara.
-          Te invito yo, guapa.
-          Como quieras. – dice Silvia que se acaba de ahorrar cuatro euros.
-          Soy Andrés, encantado
-          Silvia.
Se dan dos besos.
-          ¿Te quieres enrollar conmigo?
-          ¿¡Qué!? ¡No! – dice Silvia que no sale de asombro.
-          Pues nada, un placer haberte conocido, adiós. – dice antes de marcharse al lado de otra chica
-          ¿Qué quería ese tío? – pregunta Claudia que acaba de regresar de la pista de baile; detrás está Alexis.
-          Nada, un payaso.
-          Bueno pues vamos a bailar nena.
Las dos chicas se adentran en la pista, las siguen algunos amigos de Alexis. El resto de la noche es bastante divertido, hasta que Silvia repara en que un chico moreno se está enrollando con su amiga.
-          No me lo puedo creer – dice
-          ¿Qué pasa? – pregunta Alexis que está a su lado.
-          Claudia.
-          Hostia es verdad, está con Miguel… ¿Te gustaba Miguel?
-          No
-          No está mal pero yo soy más guapo – dice señalándose con el pulgar y dedicándole a una sonrojada Silvia una bonita sonrisa.
-          No me gusta, es que Claudia tiene novio.
-          Bueno eso es problema suyo, tú diviértete, ya hablarás con ella más tarde. Anda vamos te invito a una copa. – dijo el rubio sin perder la sonrisa.




2 comentarios :

  1. Y ahora qué... me has dejado con ganas de saber como continua jeje

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja pronto subiré el siguiente capítulo ;) No sabia que lo leíais jeje

      Eliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios, no dejes que pase hambre!
Por favor, cuando comentéis que sea con respeto, podéis opinar sobre lo que queráis pero sin meteros con nadie :)
Gracias^^